Saltar al contenido

¿Qué es bueno para las llantas resecas?

enero 15, 2023
¿Qué es bueno para las llantas resecas?

El mejor protector de neumáticos contra la podredumbre seca

Los neumáticos de las carreras NASCAR funcionan a una media de 200-260 grados Fahrenheit. Los neumáticos de la tundra antártica atraviesan ventisqueros a 40 grados Fahrenheit negativos, y el neumático típico de un todoterreno gira unos 42 millones de veces a lo largo de su vida útil.

Un neumático es el sueño de un alquimista, una mezcla de caucho y relleno reforzada por bandas de acero y, de alguna manera, apretada, prensada y extruida en un donut negro con una gruesa banda de rodadura. El componente principal de cualquier neumático es el caucho, que puede ser natural, estireno-butadieno, polibutadieno o butilo.

Los neumáticos envejecen igual que los humanos. A medida que envejecen, pierden flexibilidad. La culpa es del oxígeno. Las altas temperaturas agravan la reacción. Los productos químicos antienvejecimiento, activados por la temperatura de funcionamiento, evitan el agrietamiento prematuro, pero la mayoría de los neumáticos parten hacia el Coto de Caza Feliz a los 10 años, independientemente de la protección que lleven. Algunos neumáticos, especialmente los de verano expuestos a condiciones invernales o viceversa, maduran a los seis años.

Los neumáticos pueden deteriorarse más rápidamente en las zonas urbanas. Se degradan con la exposición a la radiación ultravioleta y al ozono, un gas ligero que se encuentra en la atmósfera y está causado por la descomposición parcial del aire a causa de las descargas eléctricas atmosféricas.

Aceite para neumáticos de base acuosa para podredumbre seca

¿Con qué frecuencia inspecciona sus neumáticos? La próxima vez que lo haga, asegúrese de comprobar los flancos, los hombros y las ranuras de la banda de rodadura en busca de pequeñas grietas en forma de telaraña. Es posible que estas grietas sean podredumbre seca. Se trata del deterioro de los compuestos de caucho de un neumático. Cuando se produce este fenómeno, las superficies de los neumáticos se secan y se agrietan, lo que las hace muy propensas a romperse. Esto puede ocurrir en vehículos que permanecen parados durante mucho tiempo (durante una pandemia, por ejemplo), y provoca el desgaste prematuro de los neumáticos y la necesidad de sustituirlos. La pudrición seca de los neumáticos debilita su integridad estructural y es peligrosa para la conducción.

READ  ¿Qué pasa si le pongo una llanta más alta a mi carro?

La causa más común de la pudrición seca es, sencillamente, no conducir el coche. Los compuestos de los neumáticos están diseñados para rodar y flexionarse por toda la banda de rodadura y los flancos. Cuando no se utilizan, las condiciones ambientales pueden hacer que se sequen. Los neumáticos parados tienden a envejecer más rápido. Los neumáticos de un coche aparcado están sometidos a una tensión constante en una sola dirección. Si un coche no se mueve durante un largo periodo de tiempo, esta tensión puede acabar provocando grietas en el flanco o el hombro.

Cómo proteger los neumáticos de la podredumbre seca

El ozono y la luz ultravioleta (UV) son las principales causas medioambientales de la pudrición seca de los neumáticos.    Los fabricantes de neumáticos mezclan ingredientes químicos en el neumático durante el proceso de fabricación en un esfuerzo por combatir la pudrición seca causada por el ozono y la exposición a los rayos UV. El negro de humo se añade a la goma para proteger los neumáticos de los rayos UV. Las ceras se añaden al caucho durante la fabricación del neumático para protegerlo contra los daños causados por el ozono.

Los coches antiguos están especialmente expuestos a la podredumbre seca de los neumáticos porque suelen conducirse con poca frecuencia y pueden estar almacenados durante meses. Del mismo modo, los neumáticos de los vehículos recreativos y los remolques de barcos pueden pudrirse mucho antes de que se desgaste la banda de rodadura.

Las dos causas principales de la degradación ambiental de los neumáticos son los rayos UV y el ozono, y ambas pueden afectar a los coches antiguos que permanecen aparcados durante largos periodos de tiempo.    Los rayos UV dañan cualquier goma que se deje expuesta a la luz solar directa.    El ozono degradará cualquier goma que quede expuesta al aire.

READ  ¿Cuánto pesa una llanta de aluminio 14?

Cómo evitar que los neumáticos se pudran en seco durante el almacenamiento

La pudrición seca de un neumático, también conocida como desgaste del flanco, es una grieta visible en la banda de rodadura o en el flanco. Cuando el compuesto de caucho de un neumático empieza a descomponerse, es cuando suelen aparecer las grietas.

La buena noticia es que, si detectas la podredumbre seca rápidamente, podrás repararla sin problemas. Normalmente, tendrías que llevar tu coche a un mecánico que utilizará un sellador de neumáticos para reparar las grietas.

Desgraciadamente, esta no es una de esas situaciones de “talla única”. No sé si te has dado cuenta o no, pero conducir en Alaska es muy diferente a conducir en el centro de Los Ángeles. Moraleja: el tiempo que tarda en manifestarse la podredumbre seca depende de muchas cosas, sobre todo de las condiciones y el entorno del lugar por el que se conduce.

Dicho esto, como regla general, los neumáticos pueden tardar dos años en pudrirse en seco. Así que, en lugar de canalizar tu Need For Speed interior, piénsatelo dos veces antes de empezar a hacer donuts en el aparcamiento de tu barrio, porque cambiar los neumáticos no es barato.

Pero si eres sensato, y reconozcámoslo si estás leyendo esto has hecho algo para que tus neumáticos revienten, así que probablemente seas lo más alejado de ello. En cualquier caso, si eres sensato al volante, puedes esperar que tus neumáticos normales duren un mínimo de seis años y un máximo de diez.

READ  ¿Qué son las llantas de chapa?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad